astiko

Mi búsqueda me lleva al tantra a los 18 años cuando estudiando filosofía y orientalística me encontré con un libro del místico Osho y dejé todo para estar cerca de ese maestro que me enseño a morir, y aún así a estar dichosamente viva disfrutando de la vida en todas sus expresiones.

Cuando llegué al Gateless Gate (portal sin puerta) como se llamaba la entrada del Ashram de Osho en Poona, supe que había valido la pena dejar la universidad y haber desafiado la estructura de toda mi familia para llegar a ese lugar. El concepto de búsqueda aquí en occidente estaba asociado a los caminos que propone la iglesia y todo lo demás era interpretado como una secta o escape. Fué una época difícil para mi y mi familia.

En ese momento Osho había osado desenterrar el libro de los secretos para hacernos comprender la naturaleza humana y como esta se mueve en constante dualidad: hombre-mujer, sexo-muerte, luz-oscuridad, quietud del movimiento, etc.

El libro de los secretos es una conversación entre Shiva y su consorte Shakti o Devi, que en profunda unión amorosa, sentados en postura yab-yum, le pregunta: …Amado mio, ¿Qué es el amor?… y Shiva no contesta a la pregunta si no que le empieza a dar técnicas que permiten la experiencia directa del amor, la muerte y la consciencia.

Y así estuve sentada a los pies de Osho  mientras él nos iniciaba a los secretos del Vigyan Bhairav Tantra  que contiene ciento doce técnicas de meditación para trascender la mente, para iluminarse, para convertirse en la verdad, trascender la muerte, vivir en amor o como lo quieras llamar.

Tuve una suerte de la cual sigo siendo consciente cada día de mi vida y que nunca pararé de agradecer, por haber sido testigo del coraje y el amor y la sabiduría de Osho al desenterrar esas enseñanzas tántricas. Para un buscador joven sediento de verdad como era yo, fue la más grande de las bendiciones constatar que para conocer a ‘diosa’ no hay que renunciar a la vida, ni al sexo, ni a la celebración. Que el amor entre dos personas es sagrado, y que este amor puede crecer y crecer y expandirse a todas las dimensiones de tu vida.

Osho  se llevó entre otras cosas el titulo peyorativo de guru del sexo y fue atacado por muchos flancos por su honesta y clara exposición del tantra incluyendo el aspecto que todos quieren negar, el sexo.

Además de sus charlas, tuve la oportunidad de participar durante 8 años en grupos de terapia y de tantra donde el trabajo era puramente experimental y los conocimientos se integraban a un nivel físico, emocional  y mental, todo ello coronado por la meditación. Gestalt, bioenergética, respiración, hipnosis Ericksoniana, Pnl, tantra, meditaciones de múltiples corrientes místicas, trabajos jungianos, terapia sexual, etc fueron técnicas que aprendí para crear el espacio que quiero compartir: La absoluta presencia de la mente en el aquí y ahora, la relajación del corazón y la confianza en lo que Es.

Cuando Osho dejó su cuerpo y lo llevábamos cantando, riendo y llorando al crematorio a orillas del río, yo supe que me faltaba dar un último paso para comprender. Había limpiado mi cuerpo de tensiones del pasado, había observado el origen de mis heridas emocionales, y aceptado sus cicatrices y había experimentado la apertura indescriptible de mi corazón. Pero yo sabia que algo estaba incompleto y le pedí que me guiara a completar.

Emprendí un viaje. Me llevó a los pies de Guirida un maestro joven muy silencioso cuya enseñanza se basaba en sentarse en silencio durante muchas horas y prestar atención al corazón.

Durante este periodo mi energía comenzó a dirigirse hacia adentro. Mi cuerpo y mi corazón rebosaban de energía, viva y quieta al mismo tiempo. De la mano de Guirida la vida me llevó a sentarme a los pies de Papaji, un maestro tan presente como una roca, que me impregnó hasta tal punto que mi mente se paró y por un tiempo que no puedo recordar porque desapareció el tiempo todo encaja y dentro de mi se produjo la experiencia de trascendencia de la dualidad, la mente se para y ERES, CONSCIENCIA pura e individida, consciente de si misma, todo y nada, amor que es, no hay amante ni amado, solo amor!

Entonces supe y entendí todo lo que Osho, Jesús, Sta. Teresa, y Buda y Rumi, Gurdjeff y el tantra y todos habían querido decir. Mis células bailaban como parte del universo y desde entonces hay una especie de calma risueña en mis entrañas que parece sobrevivir a todas las tormentas de la vida.

Un año mas tarde estaba lista para volver a España, toda llena de verdad y del entusiasmo de compartirla.

Ahora hace 20 años de esto y paso a paso mi disponibilidad para compartir está siendo acogida por muchos cuya inquietud por experimentar la vida en todas las dimensiones, les lleva a buscar.

QUIENES SOMOS

Somos unos locos de amor.
Somos unos individuos que han apostado con todo su ser por la verdad.
Somos aquellos que pisan la tierra con firmeza y dulzura alzando los brazos al cielo para acariciar las estrellas.
Somos aquellos que estamos muertos y aún asi completamente vivos, entrando en el templo del amor desapegados.
Somos hijos del cielo y de la tierra.
Somos Zorbas y Buddhas.
Somos humanos que abrazamos nuestras emociones y dualidades con amor y aceptacion.
Somos aquellos que bailan sus penas y alegrias.
¡Somos!

En este apartado quiero agradecer:

Astiko y KetanA Ketan, mi querido amigo y compañero de trabajo con el que fue posible crear las bases para que este trabajo se difunda y crezca en amor , honestidad y consciencia.

A Mónica por su amistad y su talento para traer lo divino a la tierra con tantas cosas prácticas y dedicación que esto requiere.

A Jordi por levantarse cada mañana con inocencia, amor y buen humor.

A todas las personas que colaboran para el despertar de todos nosotros.

A las personas que nos han alojado y dado de comer durante nuestros procesos.

A todos los ayudantes y amigos que siempre están ahi con su generosidad y presencia.

A todos los que habéis participado y nos habéis dado la oportunidad de veros florecer.

A mis hermanas y hermanos del alma con los que viví y sigo viviendo el misterio del amor y que son un ejemplo de que la honestidad y la valentía de seguir el corazón, da unos frutos de una fragancia y aroma exquisito: Lina, Ara, Marta, Samudra y Ruth, Alex, Tino, Ciscu, Rocco, Satatma, Moni, Alicia, Niru, Pantha y Mario, Sarji, Mudito, Sanatha, Toshi, Ushi y no me van a caber todos los que yo amo pero ellos lo saben.

A Keemiyo y a Suvir por enseñarme a amar incondicionalmente.

A mis padres por darme la vida y por amarme a través de todo

A mi Maestro Osho que me enseño a celebrar y que me recordó lo que yo ya era y lo que todos somos con una paciencia y coraje infinitos.

A Guirida por enseñarme el silencio y a Papaji por lanzarme al vacío.

A todos los que me han enseñado a conocer la verdad y a amar lo que Es.

A todos los que estáis sedientos de verdad y de amor.

A la locura e inocencia de mi corazón.

Astiko, Mònica y Ketan

Social Share Toolbar